Te llamamos gratis

Post-Parto

Post-Parto

La etapa más maravillosa de la mujer, el embarazo, suele pasar factura al cuerpo. La piel sufre, se estira, cede todo lo que puede para después volver a su estado natural. Las secuelas de estos cambios fisiológicos afectan, en mayor o menor medida, a las mujeres que después de ser mamás quieren recuperar su figura una vez que han dado a luz.


A los cambios en la silueta, le acompañan un incremento de peso, alteraciones en la pigmentación –debido a lo cambios hormonales- aparecen pecas, lunares y marcas; sobre todo en las mujeres más morenas y las antiestéticas estrías.


¿Por qué aparecen las estrías? Porque conforme crece el útero, la piel del abdomen se estira y en muchas ocasiones se agrieta. Cuando se produce este agrietamiento es cuando hacen su aparición las estrías, primero de color morado y más tarde adquieren un color blanco.


La celulitis también suele empeorar durante los embarazos, porque en esta etapa se liberan muchas hormonas para que la gestación del bebé sea perfecta, pero esto suele acarrear un empeoramiento de la celulitis. La mala circulación suele ser otro de los problemas de la mujer embarazada, y con ello se retienen más líquidos y favorece la aparición de la celulitis –los líquidos están estancados en el cuerpo-.

Pero no hay que alarmarse. Estas secuelas tienen solución, las tecnologías y los productos que te ofrecemos están diseñados para trabajar la flacidez del tejido que suele quedar en una mujer tras el alumbramiento. Una vez recuperada del parto, la mujer podrá realizarse tratamientos de remodelación corporal no invasiva mediante radiofrecuencia, luz infrarroja, masaje de vacío y succión, y recuperar así su silueta. Dejando atrás la celulitis y la flacidez.